El Caminito del Rey con los estudiantes

Siempre nos gusta ofrecer a nuestros alumnos actividades que enriquezcan su estancia en Málaga y en la escuela. Y desde que se abrió al público el Caminito del Rey no lo dudamos, teníamos que llevarlos a ver uno de los caminos, antiguamente, más peligrosos del mundo.

IMG_20150822_104835

Desde su apertura en mayo de 2015 podemos asegurar que es un camino en el prima la seguridad, con cámaras y trabajadores que se aseguran de que todo vaya bien. Nosotros entramos por la entrada norte con un guía que nos iba dando información sobre el camino, su origen, curiosidades e incluso sobre la fauna y la flora del lugar. Nosotros no vimos a ningún animal aunque sí que pudimos apreciar en algunos puntos de la visita los caminos que han ido creando los propios animales como por ejemplo las cabras, para poder pastar en la zona.

IMG_20150822_132047

Aunque el Caminito consta de 8 kilómetros nosotros tardamos en llegar al otro extremo (entrada sur) 2 y 30 minutos aproximadamente, aunque íbamos tan encantados con las vistas que no se nos hizo nada largo. También hay que tener en cuenta que paramos en un par de ocasiones para poder descansar, comer y beber algo, por lo que sí, hay zonas con sombra y sitio donde sentarse 🙂

IMG_20150822_130148

El desfiladero de la recta final del camino es el que tiene mejores vistas, por lo que recomendamos iniciar la visita en la entrada norte y así dejar para el final el Desfiladero de los Gaintanes, un poco más espectacular que el primero, y donde se encuentra el famoso puente en el que puedes ver el fondo. A ninguno le dio mucho miedo, los estudiantes se paraban a sacarse fotos con una sonrisa enorme…Aunque se tenga un poco de vértigo hay que repetir que es totalmente seguro y que merece mucho la pena.

IMG_20150822_132255

Es una visita en la que los estudiantes pueden apreciar un paraje único y así descubrir una Málaga diferente, alejada del tópico de sol y playa. Además el guía hizo la visita en inglés 😛

Pero aquí no acabó la excursión ya que tuvieron una buena recompensa después de caminar. Comieron paella y luego se bañaron en los embalses de El Chorro. Lo pasaron genial y lo sabemos porque se quedaron con ganas de repetir y no se querían ir 🙂

Anuncios

Los comentarios están cerrados.